Cirugía mamaria

Todos los procedimientos de cirugía mamaria, tanto estéticos como de reconstrucción.

    • Reducción mamaria

      La reducción mamaria es una de las intervenciones mejor valoradas por las mujeres que han padecido las molestias de tener unas mamas grandes, ya que les alivia de dolores en cuello y espalda y recuperan una estética más juvenil. Aunque es una cirugía que siempre deja cicatrices, éstas mejoran mucho con el tiempo y con las técnicas actuales se da mucha importancia a mantener la sensibilidad del pezón y la posibilidad de lactancia después.

      Anestesia: general

      Duración cirugía: 3-4 h

      Ingreso: 1 día

      Postoperatorio: dolor leve con tratamiento analgésico, puede notarse la areola-pezón insensible durante unas semanas y sensación de tensión en el pecho las primeras semanas

      Precisa prenda tipo sujetador deportivo  durante 4-6 semanas

      Resultados definitivos: a los 2 meses

 

    • Elevación de mamas

      La intervención es muy semejante a la reducción mamaria, pero sin extirpar tejido mamario, sino exclusivamente la piel excesiva que provoca el descenso de las mamas.

      Anestesia: general

      Duración cirugía: 2-3 h

      Ingreso: 1 día

      Postoperatorio: dolor leve con tratamiento analgésico, puede notarse la areola-pezón insensible durante unas semanas

      Precisa prenda tipo sujetador deportivo  durante 4-6 semanas

      Resultados definitivos: al mes y medio o 2 meses

      • Por mamas caídas (pexia)

      • Pexia y prótesis si se desea conseguir además un volumen mayor

         

         

    • Aumento mamario

      • Colocación de prótesis personalizando en cada caso, el tipo de prótesis, el plano de colocación y la cicatriz mínima posible. 

        Es una de las cirugías más solicitadas en nuestro medio, que satisface mucho a las mujeres que siempre han deseado tener un pecho de mayor volumen. Si las mamas están previamente muy caídas, debe asociarse a una pexia mamaria.

        Anestesia: general

        Duración cirugía: 1,5-2 h

        Ingreso: 1 día

        Postoperatorio: dolor leve con tratamiento analgésico, puede notarse la areola-pezón insensible durante unas semanas y sensación de tensión en el pecho durante los primeros días

        Cicatrices: es una intervención con cicatrices mínimas, que quedan bien bajo el pecho o bien alrededor de la parte inferior de la areola, según la vía de colocación de las prótesis.

        Precisa prenda tipo sujetador deportivo  durante 4-6 semanas

        Resultados definitivos: el aumento de volumen es inmediato pero el resultado se valora mejor a los 2-3 meses


      • Aumento mamario con células grasas. Tratamiento de gran actualidad, pero que debe personalizarse y requiere previamente una liposucción para extraer la grasa. Las mujeres muy delgadas no son candidatas a este tipo de cirugía.

        Anestesia: general

        Duración cirugía: 2-3h (dependiendo del volumen a transferir)

        Ingreso: aconsejable 1 noche

        Cicatrices: mínimas, semejante a liposucción.

        Postoperatorio: Incomodidad semejante a la de una liposucción, con moretones y sensación de tensión en mamas. Se necesita llevar un sujetador elástico y una prenda tipo faja-pantalón  postliposucción para la zona de extracción de la grasa.

 

    • Mamas asimétricas o mal desarrolladas

      Son mamas que acomplejan muchísimo a las pacientes. A veces estos problemas ni siquiera son conocidos por los padres de las chicas jóvenes que los padecen, ya que por vergüenza no se dejan ver y desconocen que podemos ayudarles y mejorar la forma de las mamas.

      Las asimetrías mamarias van desde leves diferencias en tamaño hasta auténticas malformaciones del desarrollo, que pueden incluir mamas ausentes en un lado o muy diferentes entre sí en forma y tamaño. En ocasiones las pacientes no reconocen este cuadro y simplemente creen que “tienen unas mamas extremadamente pequeñas”.

      La Dra. Lorda ha tratado muchos de estos casos, siendo una de sus cirugías de referencia. Las llamadas “mamas tuberosas” se caracterizan por areolas grandes,abultadas y mamas con forma de tubo. Pueden tener este aspecto solo una o las dos mamas. Requieren una valoración y estudio previo individualizado, como siempre.

      Los procedimientos necesarios para corregirlas son muy variados, y casi siempre incluyen  la necesidad de reducir la areola, cambiar la forma  y simetrizar el tamaño bien con prótesis o con transferencia grasa (lipofilling).

      Anestesia: general

      Duración cirugía: 1,5-2 h

      Ingreso: 1 día

      Postoperatorio: dolor leve con tratamiento analgésico, puede notarse la areola-pezón insensible durante unas semanas y sensación de tensión en el pecho.

      Cicatrices: depende de la cirugía necesaria. En general es necesaria una cicatriz alrededor de la areola y pueden ser necesarias otras si hay que reducir el tamaño de la mama.

      Precisa prenda tipo sujetador deportivo  durante 4-6 semanas

      Resultados definitivos: el cambio de forma y de volumen es inmediato pero el resultado se valora mejor a los 2-3 meses. La posibilidad de lactancia posterior puede quedar afectada.

 

    • Areolas grandes, pezón invertido/hundido, quistes, galactoforitis de repetición

      Estas patologías, aunque sean “menores” también deben ser bien estudiadas. La cirugía suele realizarse con anestesia local y de modo ambulante, sin requerir ingreso. Puede verse afectada la capacidad de lactancia posterior o la sensibilidad del pezón.

 

    • Ginecomastia (mamas abultadas en varones)

      Causa preocupación y complejos al mostrar el tórax en la playa, gimnasio o en la intimidad.

      Sus causas pueden ser hormonales o por consumo de esteroides, alguna medicación o simplemente por obesidad o constitución. De cualquier modo, la solución quirúrgica es muy satisfactoria. Si el abultamiento es a expensas de grasa, puede solucionarse solo con liposucción, pero en algunos casos hay que resecar también la glándula hipertrofiada.

      Anestesia: general o sedación

      Duración cirugía: 1-2h

      Ingreso: medio día

      Postoperatorio: equimosis (moretones), dolor leve con tratamiento analgésico, puede notarse la zona operada insensible durante unas semanas

      Cicatrices: generalmente en el borde inferior de areola, aunque en casos graves pueden ser necesarias incisiones mayores

      Aconsejable llevar una prenda elástica tipo banda torácica  durante 4 semanas

      Resultados definitivos: al mes

 

    • Reconstrucción mamaria post-cáncer

      La reconstrucción mamaria tras un tratamiento de cirugía por cáncer de mama, se realiza cada vez más de modo inmediato, es decir al mismo tiempo que la cirugía oncológica. Pero todavía hay muchas mujeres mastectomizadas, a las que han tenido que extirpar una mama o parte de ella y su reconstrucción se ha tenido que diferir. Puede haber sido por motivos clínicos, o simplemente porque en su centro hospitalario no les ofertaron esta posibilidad.

      Desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica, luchamos desde hace muchos años para que todas las pacientes con cáncer de mama tengan la opción de ser valoradas por un cirujano plástico antes de su cirugía.

      La reconstrucción de mama (RM)  puede realizarse de diferentes maneras, mediante procedimientos quirúrgicos muy distintos y cada caso debe ser bien individualizado. Es muy importante estar bien informada antes de iniciar este proceso.

      • Inmediata tras la mastectomía
      • Diferida después de la mastectomía, finalizado ya el tratamiento del cáncer

 

    • Reconstrucción con expansor/ prótesis

      Precisa la colocación de una prótesis, que se coloca bajo el músculo pectoral mayor. Si no hay piel suficiente para conseguir simetría con la mama del otro lado, tenemos que poner primero un expansor. Es una bolsita con forma de mama que una vez colocada bajo la piel y el musculo de la zona de mastectomía, se va rellenando con suero fisiológico a lo largo de varias semanas, para que la piel se expanda. Una vez alcanzado el volumen deseado, se programa la segunda intervención que consiste en retirar el expansor y sustituirlo por una prótesis definitiva. Hoy en día hay prótesis de gran calidad y de formas muy variadas que permiten reconstrucciones muy satisfactorias. Para mejorar el resultado, se puede ofertar la simetrización de la otra mama al mismo tiempo, de modo que si es demasiado grande se realiza una reducción o si está caída haremos una pexia mamaria o si es demasiado pequeña podemos colocar también una prótesis.

      Este tipo de reconstrucción tiene la ventaja de que no añade cicatrices a la propia de la mastectomía, ni se toca otra zona del cuerpo. La cirugía se limita al área torácica. Pero  NO es la técnica adecuada cuando se ha dado o se tiene previsto dar tratamiento de Radioterapia.

 

  • Reconstrucción con tejido propio

    Indicada para las pacientes que han recibido Radioterapia o aquellas que por diferentes motivos, no desean llevar prótesis. Pretende corregir la deformidad que deja una mastectomía en la pared torácica, reconstruyendo la mama mediante aporte de tejido (piel, grasa, y a veces músculo) de la propia paciente, que se traslada a la zona mastectomizada, generalmente en la misma cicatriz de la intervención anterior.

    El tejido que se transporta se llama “colgajo”. Y puede tomarse del abdomen (colgajo de recto abdominal o TRAM), de la espalda (colgajo de dorsal ancho) o de la nalga (colgajo glúteo) y para sobrevivir en su nueva localización debe recibir suficiente vascularización, por lo que es necesario transportar este tejido con un músculo o con su arteria y su vena exclusivamente y suturarlo en su destino con vasos de la zona, de la axila o del tórax. Esta última opción aumenta la complejidad de la cirugía por necesitar técnicas de microcirugía, que se llevan a cabo mediante magnificación (con lupas o microscopio).

    La utilización de colgajos de la espalda sin músculo (TDAP) o del abdomen sin músculo (DIEP) constituye una de las técnicas más avanzadas en cirugía de reconstrucción mamaria y puede alargar el tiempo quirúrgico y los riesgos de la intervención.

    Recientemente hemos incorporado a nuestras técnicas el “breast shearing” o técnica de partición de la mama, adecuado para mujeres ya mastectomizadas y que tienen una gran mama contralateral que cuelga, les pesa y desequilibra. Consiste en transportar la mitad de esa mama grande a la zona mastectomizada y remodelar los tejidos para conseguir simetría.

    Todas las técnicas de reconstrucción con tejido autólogo tienen la ventaja de evitar un “cuerpo extraño” como son las prótesis y la simetría con la mama sana se mantiene mejor a lo largo de los años. Como desventaja debemos considerar que se utiliza tejido de otra zona, causando allí otras cicatrices (en el abdomen, espalda, etc).

    • Reconstruir una mama requiere una o dos intervenciones bajo anestesia general y otra más simple para la reconstrucción del complejo areola-pezón (habitualmente  con anestesia local), por lo que debe ser una decisión bien meditada, que Ud. debe tomar por sí misma, valorando los riesgos y posibles complicaciones con el beneficio que para Ud. puede suponer.

    • Si está considerando la posibilidad de una reconstrucción mamaria, le aconsejamos que acuda a una de las charlas que habitualmente damos junto con la Asociación de mujeres mastectomizadas, APAMM, donde podrá ver imágenes y compartir las  experiencias de otras mujeres ya reconstruidas.

       

  • Reconstrucción de defectos en mamas que han necesitado Radioterapia

    En ocasiones no ha sido necesario extirpar la mama en su totalidad, pero puede haber quedado un defecto de volumen o de forma. Se puede mejorar tanto la calidad de la piel radiada, la forma o simetrizar con la otra mama. El lipofilling o relleno graso puede ser una buena opción.